viernes, 16 de octubre de 2009

LA DIVINA COMEDIA (video informativo resumido)



video









ANÁLISIS DE LA DIVINA COMEDIA



Nos han enseñado a no endiosar a los escritores ni considerarlos genios. La inspiración artística no es un proceso sobrenatural; seríamos idealistas inclusive fatalistas.


Los casos de Moliere, Shakespeare, el Inca Garcilaso de la Vega, entre otros, muestran que detrás de sus obras hay “gato encerrado” por no decir fuertes influencias, copias, hasta apropiaciones de la capacidad creadora e investigadora de otras personas.


La imitación de modelos ajenos, el interés por su rápida difusión ronda en la historia de la literatura.


Esto ocurre con Dante Alighieri, sus biógrafos refieren con timidez su paso por la universidad de Bolonia. Sus padres eran usureros, y el mismo Dante, un tránsfuga de güelfo a gibelino.


Dante fue discípulo del filósofo Brunetto Latini quien estudió profundamente los manuscritos árabes (hay que recordar que a su maestro lo ubica en el Infierno), y de Guido Cavalcanti a quien Dante admiraba. Pese a tener grandes maestros en la literatura y la filosofía, Dante priorizaba su interés político y económico.


Dante recogió el tema de la Divina Comedia, de las muchas lecturas que tuvo que asimilar en su tiempo. Los personajes, que en esta obra cita como víctimas en el Purgatorio o Infierno, o los bienaventurados del Paraíso, están presentes en la vida de Dante en la Italia de su tiempo.


Ellos forman el gran cúmulo de muchedumbres cuyas personas pasaron por el tamiz con el que Dante declaraba culpables o no culpables.



El purgatorio


El purgatorio -espacio intermedio entre el lugar de condena y salvación eterna- de invención medieval, surge por la necesidad de dirigir las almas pecadoras arrepentidas en el último instante de su vida a un lugar distinto al infierno (que no merecían por haber pecado y no arrepentirse), y al paraíso (que no merecían por su condición de pecadores).


Es así como se inventa y nace un espacio de ultratumba ubicado entre ambos reinos.


El purgatorio es, ante todo, un espacio no sólo de arrepentimiento, sino de sacrificio y aflicción corporal que nos conduce al paraíso una vez satisfecha la pena, y donde por fin, el alma descansa eternamente.



Alusiones mitológicas:


"...Veía a Palas y a Marte, armado...". (Canto XII, 16-32).


El Paraíso

Es un lugar donde predomina una fiesta de luces y sonidos.

A diferencia de los otros no está dividido en círculos sino en cielos, y aquí van subiendo de menor a mayor.

Cabe destacar que aquí los cielos son representados como planetas y el Sol, pero como en ese tiempo todavía no se descubrían Saturno ni Plutón se les llama cielo estrellado y cielo cristalino respectivamente.

Alusiones mitológicas:


"...oh buen Apolo...".  Canto I 1-36).


"...Minerva me inspira y Apolo me conduce y las nueve musas me muestran las Osas...". (Canto II, 1-18).





FUENTES DEL RELATO



La divina comedia es esta:


Antes de que el poeta florentino redactase su obra maestra, existía ya en toda Europa cristiana un caudal riquísimo de concepciones poéticas cuyo tema era precisamente la vida ultraterrenal, que no había surgido en la visión cristiana, sino por contagio de la literatura escatológica del Islam, puesto que algunos de estos rasgos pintorescos y mitos poéticos carecen de precedentes próximos


“Las traducciones de las obras de Aristóteles y Ptolomeo, así como también tratados árabes y comentarios sobre los antiguos textos de ciencia griega, se difundieron en Occidente entre los años 1150 y 1300, sobre todo procedentes de la cultura islámica de España.


Pero la visión aristotélica no era propiedad exclusiva de los filósofos de la naturaleza; muchos escritores y poetas también se sintieron atraídos hacia ella. En todas las civilizaciones, la cosmología fue siempre un elemento clave de la cultura y, de una u otra manera, el movimiento de los cielos terminó impregnando la literatura de cada época.


El cosmos de la Divina Comedia representa un modelo aristotélico simplificado en donde la Tierra permanecía quieta en el centro del universo y los astros eran transportados por esferas materiales cristalinas y transparentes.”


La cosmología de la divina comedia
Alejandro Gangui


El Corán.


El libro sagrado del islam refiere a los viajes de Mahoma por los reinos de ultratumba, y su ascensión a Jerusalén.


En ella, el protagonista relata en primera persona sus peripecias por el purgatorio, el infierno y el paraíso acompañado por un guía de la oscuridad.


Veamos esta analogía:


• Mahoma asciende al Cielo llevado de la mano por el arcángel Gabriel.


• Dante asciende por el Cielo guiado por Beatriz.


• Hay siete cielos en la ascensión de Mahoma. A ello se agregan tres espacios: el Loto, la Casa Habitada y el trono de Dios.


• Dante alude a los siete astros del sistema ptolomeico: Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno (Dante añade tres niveles: las estrellas fijas, el cristalino y el empíreo)




Abenarabi (1164 – 1240)


Sabio musulmán quien negaba el conocimiento de Dios a través de la razón, pero no a través de la ascensión mística.


Tuvo conocimiento de Aristóteles y de Averroes, su pensamiento se orientó en la línea del neoplatonismo,


Abenarabi se sirve de círculos concéntricos, excéntricos, secantes y tangentes para representar a Dios.


Esto mismo sucede en el Paraíso para relacionarlo con la Santísima Trinidad:




La Biblia (el Antiguo Testamento)


San Pablo, en su Epístola a los corintios (XII, 2-4), alude a un rapto nocturno hasta el tercer cielo acompañado por el arcángel Miguel.


En ese lugar, el apóstol ve a los avaros suspendido por los pies, lenguas u orejas a las ramas de los árboles.


Y estos hechos no son más que un plagio de la escatología musulmana.



La Eneida de Virgilio

En el canto IV, Eneas desciende al Hades al igual que muchos héroes griegos (Orfeo, Hércules, Odiseo y últimamente Xena).


Allí se encuentra con su padre, ya muerto, quien le revela que fundará un imperio floreciente, (Roma).


Tal vez el Imperio romano sea una obsesión política, ya que en el Paraíso refiere a un águila imperial.




La Odisea, el recurso estilístico


En el Canto XI de la Odisea, el fecundo en ardides b aja al Hades y se encuentra con su madre. En este pasaje, se describe lo siguiente:


Así dijo, y yo, cavilando en mi mente, quería abrazar el alma de mi difunta madre. Tres veces me acerqué, mi ánimo me impulsaba a abrazarla, y tres veces voló de mis brazos semejantes a una sombra o a un sueño.


Este recurso lo emplea Dante en el Canto II del Purgatorio:


¡Ay sombras vanas, aunque sólo en el aspecto!
Tres veces detrás de él ceñí las manos,
y otras tantas ceñidas las hallé a mi pecho.




También el uso de símil muy extendido en la Odisea y en la Ilíada, y. por supuesto. en la Eneida.




LA ACCIÓN DIDÁCTICA Y MANIPULADORA

En algunos pasajes del Paraíso, Dante muestra una intención manipuladora: para ello se sirve de las siguientes fórmulas:


- Lector: bien ves cómo elevo el objeto de mis cantos; no te admires…


- Cristianos, sed más prudentes en vuestras acciones…


Dante está muy involucrado en la política de sus tiempos, realiza las funciones de un ser omnipotente, examinador, juez y verdugo.


Quema en el Infierno a todos sus enemigos y por supuesto, sube a los cielos a todos sus partidarios. Inclusive usa los nueve círculos a su libre antojo, sin ninguna imparcialidad.


CONCLUSIONES

1. Los juicios de Dante son subjetivos; están basados en creencias medievales, inclusive grecolatinas.


2. Asume actitudes condenatorias y de revanchismo contra sus enemigos políticos e intelectuales.


3. Hay unos resentimientos por sus fracasos políticos y contra la situación de la Iglesia que no se ajustaba a su ideología.


4. Llega a hacer juicios sin conocimiento de causa.


5. Sus lecturas de los hechos históricos que acaecieron son de muchos años atrás de que él naciera


6. Se la exaltado como una obra universal dándole la espalda a la veracidad de su relato.


Bibliografía



  • La Divina Comedia: estudios de Esperanza Seco.
  • La Divina Comedia: edición de José Miguel Mínguez.
  • La escatología musulmana en la Divina Comedia de Miguel Asín Palacios.
  • La cosmología de la divina comedia, Alejandro Gangui


"....no de otro modo Aquiles se sobresaltó...". (Canto IX, 34-63).

1 comentario:

  1. me encanta este blog puedo enterarme de muchas cosas interesantes de la literatura y del lenguaje

    ResponderEliminar