viernes, 16 de octubre de 2009

LAZARILLO DE TORMES (video resumido)

  video


CONTEXTO SOCIAL

Durante el reinado de Carlos I (1517-1556), la grandeza exterior del imperio no se correspondía con la realidad que experimentaba la mayoría de la población española, que vivía en condiciones de pobreza. El interés principal era el mantenimiento de las ostentaciones de la monarquía de la Iglesia y de la famosa Armada Invencible.


AUTORÍA


La Vida del Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades se publicó en 1554 en tres ediciones: en Burgos, en Amberes y en Alcalá de Henares. Sin embargo, el autor quiso preservar su anonimato debido a la intención crítica de la obra.

Varias hipótesis han intentado resolver el enigma de la autoría de esta obra: se pensó que su autor podía ser el fraile Juan de Ortega, en cuya celda se encontró el borrador del manuscrito; también se atribuyó al diplomático Diego Hurtado de Mendoza; y, más tarde, se consideró la posibilidad de que el autor fuera el escritor toledano Sebastián de Horozco.

Últimamente, parece cobrar fuerza la hipótesis que señala como autor a Alfonso de Valdés de ascendencia judía conversa. En el año 2002 la profesora Rosa Navarro Durán ofrece firmes argumentos de dicha autoría.



LA OBRA

El Lazarillo de Tormes es una novela picaresca en la que el protagonista relata de forma autobiográfica y realista su lucha por la supervivencia en la sociedad cruel e hipócrita de la España del siglo XVI.

Los procedimientos técnicos y recursos estilísticos de esta novela se parecen al estilo de Juan de Valdés, "escribo como hablo". Solo que está relatada a manera epistolar (como una extensa carta).


Entre los procedimientos, se destaca la ironía y la parodia. De ahí emana parte de la comicidad, humor y sátira que el narrador prodiga con sarcasmo. El autor utiliza la sátira en esta novela como medio para criticar y ridiculizar la sociedad de aquella época, especialmente al clero.

Hay que destacar la crítica a la Iglesia católica, pero advirtiendo que solo se orienta al bajo clero (frailes, bulderos, etc.) y no a la alta jerarquía. El autor se cuida de no atacar al alto clero pese a la manifiesta corrupción.


Lázaro de Tormes, de origen humilde, sirve a varios amos con la intención de huir del hambre y de la miseria: un ciego, un clérigo, un escudero, un fraile, un buldero, un alguacil, el pintor, el capellán...

Lázaro sufre múltiples desventuras con cada uno de ellos y se verá obligado a desarrollar su ingenio para superar con astucia las distintas penalidades en las que se ve envuelto: tiene que robar para comer.  

Tras este duro aprendizaje, Lázaro consigue cierto éxito social, pero se trata de un ascenso solo aparente, ya que en el camino ha perdido la inocencia.




LOS PERSONAJES


  • Lázaro.
Es un antihéroe porque es opuesto a la nobleza del protagonista de las novelas de caballería. Es todo lo contrario al ambiente bucólico de las novelas pastoriles.

Lázaro relata su vida pasada desde la situación presente en la que se encuentra.

El personaje se desdobla en dos funciones complementarias: Lázaro-narrador, que escribe y se justifica ante Vuestra Merced desde su edad adulta; y Lázaro-protagonista, que encarna al pícaro, es decir, al personaje de baja extracción social que se gana la vida trabajando como mozo de muchos amos. 
  • Los amos.
Son los antagonistas de Lázaro en distintos momentos de su vida, ya que casi siempre son los causantes de sus desventuras y penalidades. Sin embargo, ejercen también el papel de ayudantes en el aprendizaje del pícaro, aunque este proceso sea cruel y aparte a Lázaro de la rectitud moral (tal es el caso de su relación con el ciego quiem fue su mejor "maestro")

  • La familia.
Los lazos familiares marcan a Lázaro con la deshonra desde sus orígenes, ya que su padre y su padrastro son acusados de ladrones y su madre no parece llevar una vida demasiado honorable. También el comportamiento de su mujer es deshonroso.
  • La sociedad de la época.
La novela ofrece un panorama muy completo de la sociedad española en la primera mitad del siglo XVI. Por sus páginas transitan personajes que representan a distintos sectores sociales y que se dedican a los más diversos oficios (alguaciles, escribanos, cerrajeros, aguadores, mendigos…).

ARGUMENTO

Tratado Primero

 
El primer tratado comienza con Lázaro de Tormes contando la historia de su infancia. Su sobrenombre proviene del lugar donde nació, que fue el río Tormes. A los ocho años, su padre, Tomé González, fue acusado de robo y obligado a servir a un caballero en contra de los moros. Durante esta expedición perdió su vida.

Lázaro y su madre, Antona Pérez, se fueron a vivir a la ciudad donde ella le cocinaba a los estudiantes y le lavaba la ropa a los mozos de caballos del comendador de la Magdalena. Ella comenzó a tener relaciones con un mozo llamado Zaide, y Lázaro aceptó la relación entre ellos porque notó que él traía mejor comida a la casa. Luego, nació el hermano por parte de madre de Lázaro, pero la felicidad les duró muy poco, porque Zaide robó y fue capturado y azotado.

En un mesón conoce su madre a un ciego, al que le pareció que Lázaro le servía como guía. Su madre le dio permiso y Lázaro partió junto al ciego. El ciego era muy astuto y, más que cualquier otro, le enseñó a Lázaro lo difícil que era la vida. El ciego, también, era muy avaro y apenas le daba de comer. Cuando finalmente Lázaro se cansa de vivir con el ciego, este engañó a su amo para que se diera contra un palo y así poder salir de él.




Tratado Segundo

Este tratado Lázaro se encentró con un clérigo. Lázaro aceptó el trabajo que le propuso el clérigo. A Lázaro no le fue muy bien en este trabajo, ya que el clérigo era avaro y no le alimentaba decentemente. Llegó el momento en el que Lázaro se cansó, y decidió robarle al clérigo el pan de la misa para poder comer. Para poder conseguir el pan, el sacó una copia de la llave del baúl donde estaba el pan, y lo sacó una noche, y se lo comió. El clérigo al enterarse de esto, decidió asegurar el baúl, pensando que eran ratones que se comían el pan, pero cuando encontró que era Lázaro, lo despidió de su trabajo.


                     


Tratado Tercero

Lázaro llegó a Toledo, donde, por quince días, vivió de limosnas. Un día, se encontró con un escudero de muy buena apariencia, quien fue su próximo amo. Su nuevo hogar fue una casa con poco alumbrado. La casa carecía de muebles. Lázaro entonces se dio cuenta que el escudero, aunque aparentaba ser un hombre de buena familia, en realidad era pobre. Para poder comer, Lázaro tuvo que mendigar, y darle parte de lo que recibía al escudero. Un día el gobierno de esa área prohibió el mendigar por las calles, y Lázaro, por suerte, consiguió comida a través de unas vecinas. El escudero estuvo sin comer por ocho días, hasta que consiguió un real para mandar a Lázaro a comprar comida al mercado.

Más tarde los dueños de la casa del escudero vinieron a cobrar el alquiler de la casa, pero el escudero se excusó y desapareció. Lázaro se quedó una vez más sin amo.


                         



Tratado Cuarto


 Las vecinas llevaron a Lázaro a donde el fraile de la Merced, su próximo amo. Al fraile le gustaba mucho caminar y visitar. Tanto caminaron Lázaro y el fraile que en ocho días Lázaro rompió su primer par de zapatos. El fraile fue el primer amo en regalarle un par de zapatos. Lázaro se cansó de seguirlo y lo abandonó.




Tratado Quinto

En este tratado, Lázaro se encuentra con un buldero. El buldero engañaba, junto con un alguacil, a la gente, tratando de convencerla para que creyeran en sus ideales. Por ejemplo, ellos hicieron un "drama" para que la gente creyera en los milagros. Después de cuatro meses Lázaro dejó al buldero, y siguió su camino.

                    


Tratado Sexto

Su próximo amo fue un maestro pintor de panderos, con el cual duró muy poco. Una vez, Lázaro entró a una iglesia, donde se encontró con su siguiente amo: un capellán. El capellán le dio a Lázaro un asno y cuatro cántaros de agua para ir a vender agua por la ciudad. Este fue el primer trabajo que tuvo Lázaro donde ganaba comisiones todos los sábados. Estuvo en esas condiciones por cuatro años, y, ahorrando poco a poco, pudo comprarse su primera espada y ropa usada. Después de haber mejorado Lázaro su apariencia, dejó al capellán y también dejó su oficio.



Tratado Séptimo

Después Lázaro se asentó con un alguacil. Duró muy poco con él, porque le pareció que el oficio de su amo era peligroso.

Llegó el día en el que el arcipreste de San Salvador vio a Lázaro y lo casó con una criada suya. Vivía muy bien con su nueva esposa, en una casa al lado del arcipreste. Luego comenzaron a formarse cuentos sobre su esposa y el arcipreste. La mujer de Lázaro lloró mucho por estos cuentos, pero Lázaro la tranquilizó. Él decide no hacerle caso a los cuentos para que no hubiera una intervención en su felicidad. Finalmente llegó a un período de estabilidad en su vida, y para él no había nada mejor.







Ruta de Lázaro desde Salamanca hasta Toledo



Lea la novela completa en este enlace

3 comentarios: